Saltar al contenido.

De Arquitecto a Viajero

Dos mil veinte… un año diferente, interesante, con sorpresas de todo tipo y cargado de emociones, he tenido años en donde no he dejado de viajar, años en que he viajado poco, años en que casi no he viajado… y este… “Isaí estuvo aquí” tuvo una pausa, si algunos viajes locales que no documenté porque los atesoré para mí, momentos que precisamente quise guardarme y de los cuales ahora tengo recuerdos que llenan esos otros que no fueron tan bonitos, aunque la verdad toda experiencia nos ayuda a forjarnos, dicen por ahí que no hay momento bueno o malo, cada quien lo decidimos… y ¿saben qué? Decido que mi año ha sido ¡increíble!

Esa versión viajera que tanto amo

Normalmente viajo y eso es lo que muchos saben de mí, es lo que alimenta mi alma y es lo que principalmente comparto con ustedes, este año no he traído tips, ni experiencias nuevas, fotos increíbles ni esas cosas loquísimas que me pasan en cada lugar que visito. Sin embargo, a pesar de no tener contenido nuevo fui contactado por el productor del programa de televisión “Destinos místicos” cosa que la verdad me hizo infinitamente feliz. Tengo un amigo que siempre me dice que “cacaraquee el huevo” refiriéndose a que siempre minimizo mis logros, esta vez no fue así, esta vez le dije a todo cuanto pude que me habían entrevistado.  La experiencia fue maravillosa, seguramente en otro artículo compartiré que es lo que sentí y como afecta de manera positiva a “Isaí estuvo aquí” que es lo que me une con ustedes, pero en esta ocasión les contaré como es que viajo, como es que persigo mis sueños y como es que mezclo dos vidas paralelas, la de profesionista y la de mochilero “austero”.

Bien, ya lo he comentado en alguna publicación esporádica y en alguna que otra historia, pero para quienes no lo sepan soy arquitecto de profesión, tengo la fortuna de vivir de ello, hago la parte creativa, el diseño, la supervisión de obra y más a fuerza que de ganas he tenido que venir metiéndome a los números, la parte de viajero siempre ha sido de aventura, pareciera que es mochilazo austero  pero la verdad es que soy una mezcla de mochilero y viajero fresa, quizá eso es por los años, uno se vuelve menos tolerante a algunas cosas con la edad, a veces todo lo que quiero al final de un viaje es un masaje y una cama riquísima para descansar.

¿Cuál es el objetivo de este post? No es contar mi parte “seria” o “profesional” ni como es que mezclo la vida de oficina con la de vagancia, el objetivo es comentarles como es que pasé de ser alguien concentrado en su trabajo a un viajero frecuente persiguiendo sus anhelos…

El Isaí que se esfuerza para que su versión viajera disfrúte

A veces nos la pasamos planeando el futuro, trabajando, ahorrando y pensando en todo eso que queremos tener, esforzándonos por cosas que no nos llevaremos, cosas materiales que se quedarán, esperando que llegue el momento de disfrutar la vida y ese  momento debe ser día a día, una de las cosas que he y que hemos aprendido con la presencia de un virus “nuevo” en el mundo es que la vida no la tenemos asegurada, ahorramos para cosas que quizá no tendremos oportunidad de disfrutar, bueno, este pensamiento lo tuve hace años y eso precisamente me hizo convertirme en un “viajero del mundo” tal como lo describe Cathy Fernández en la entrevista que me hizo.

Ojalá pudiera ser un viajero de tiempo completo, aunque la verdad, mes esfuerzo para que eso se haga realidad, me ha costado amistades, relaciones y corazones rotos (ojalá sólo fuera el mío) pero a veces de manera indirecta me toca ser quien hiere, no todo es felicidad cuando se decide tomar un estilo de vida así… podría parecer inestable pero mi parte de Arquitecto responsable me hace esforzarme para que mi lado “libre” puede explorar este mundo, mi misión ahora es no sacrificar lo persona y hacerlo parte de mi vida, el ¿cómo? Es algo que gradualmente he venido perfeccionando. He de confesar que a menudo pienso en establecerme en un lugar, echar raíz, pero ese instinto peculiar me hace pensar que ese sitio aún no lo conozco y llegará conforme siga descubriendo ese mapa que he trazado en mis sueños. A pesar de que parece que este año ha sido “malo” en realidad me hizo darme cuenta de lo lejos que he llegado sin que yo mismo me de cuenta, este año también me hizo darme cuenta de que puedo dejar todo un estilo de vida para establecerme en algún sitio y cambiar de manera radical todo, en realidad este ha sido un buen año.

Vivir ¡de eso se trata!

Una de las cosas que mas me ha sorprendido es que algo que hice como pasatiempo fue atractivo para alguien que de manera profesional se dedica a la creación de contenido, este año me ha tocado ser más Arquitecto que viajero, pero los viajes introspectivos que hice me han llevado muchísimo mas allá… más allá de lo que un vuelo puede llevarme.

Te invito a conocer un poco más de mi en esta entrevista que Cathy Fernández me hizo para “Destinos Místicos”

¡TUS COMENTARIOS SON MUY IMPORTANTES!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: