¿Viajar enriquece? – El viajero engreido

“No hay nada como volver a un lugar que no ha cambiado, para darte cuenta de cuanto has cambiado tú.” – Nelson Mandela

Totalmente de acuerdo, pero hagamos un poco de reflexión, el cambio no necesariamente es para bien en muchos casos. Si bien en cierto y lo digo por experiencia propia, muchos nos hemos ido en diferentes estados de ánimo, a veces muy emocionados esperando llegar a ese lugar que tanto deseamos conocer, a veces tristes y viajamos esperar olvidar algo que pasó o simplemente nos vamos sin emoción alguna, ¿eso pasa? ¡claro! Por raro que parezca también hay a quienes no les gusta viajar.

7138bf_dfa963c442ee4d8a9fab859778e4b8d5~mv2_d_3988_1720_s_2
Transporte romano

Todos hemos leído artículos o visto videos que nos despiertan ese viajero que llevamos dentro, y cuando volvemos en efecto regresamos siendo otros, dependiendo de la experiencia vivida podemos volver siendo más espirituales, o más pasivos, quizá desconfiados o más conocedores, o simplemente más felices, podemos valorar el trabajo que hicimos ahorrando y las complicaciones vividas para poder tomarnos ese tiempo y dedicarlo solo a nosotros, o podemos ser muy agradecidos con nuestros padres si ellos costearon tu viaje.

Jorge Isaí Vega Triana (36)
Atardecer en Cinque Terre

Tristemente también hay quien no tuvo que hacer nada más que subir a un avión y esperar que todo simplemente pasara, viajar con la idea de traer cosas que compraste en aquel lugar y presumirlas, junto con tus fotos cuya única finalidad es demostrar que estuviste en determinado lugar, regresas inalcanzable y hasta más elitista. Quizá esto sea un fenómeno que se este dando por la “facilidad” que ahora tenemos para movernos de un lugar a otro, esa persona que su arrogancia impide realmente la conexión con otras culturas, evita el choque cultural y te bloque esa capacidad de asombro, ya no regresas a compartir tu experiencia sino a echarle en cara a los demás que tu puedes y ellos no…

DSCN3234.JPG
Aguascalientes, Perú

Que no te pase esto, debes estar atento porque podría pasarte sin darte cuenta, es totalmente cierto que esa persona que no lee, no aprende cosas nuevas y no viaja está muriendo lentamente, pero para estas tres cosas es importante estar totalmente sensible a la vida y lo que te rodea porque solo entonces en ese momento el viaje podrá cambiarte de manera positiva y aprenderás a coleccionar esos momentos que valen la pena, que te harán mejor persona, que recordarás hasta tu vejez y que contarás mientras inspiras a otros a querer vivir aquello que te llenó tu existir de pasión. Entonces si… ¡Viaja más!

¿Estás de acuerdo? ¡Tus comentarios son muy importantes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: