¿Te han estafado en París? ¡Cuidado!

Aunque París me pareció una ciudad fantástica, para mí la Ciudad de las Luces es más bien la ciudad de las luces y sombras. Hay algunas cosas de ella que no comprendo bien o que sencillamente no me gustan y una de las más importantes es la gran cantidad de timadores y ladrones que te encuentras en algunas zonas, muchos más que en otras capitales europeas de similar tamaño. Por eso creo que es importante hablar de 5 timos habituales en París y que tienes que evitar.

El timo del anillo de oro de París

El primero de los timos es el que más me divierte, porque es tan absurdo que dan ganas de caer. Tú vas paseando tan tranquilamente por alguna de las largas avenidas de París y se te cruza la timadora (parece que siempre es mujer) de turno. Justo cuando llega a tu altura, especialmente si vas en pareja, se agacha como si acabase de encontrar un anillo absurdamente grande (supuestamente de oro) en el suelo. El caso es que en un idioma que no se entiende nada tratarán de decirte que se te ha caído el anillo y luego que ellos no se lo pueden quedar, que te lo quedes tú.

En este punto parece que el timo suele cambiar según el timador y el timado. A veces te piden directamente dinero por el anillo, otras se van como si nada para volver a los pocos metros a pedirte un poco de dinero para comer. Y claro, tú, con tu flamante anillo de oro gratis, no vas a negarle unos Euros a tu benefactor. Obviamente el anillo no vale más de un Euro.

El timo de las firmas de París (en el que yo caí en Notre Dame)

Este timo se divide en tres subtimos según la institución para la que el timador supuestamente trabaja y a la que tú debes donar. Pero el modus operandi es muy similar. El timador llega con un portapapeles (estoy seguro que los vendedores de portapapeles del mundo se forran en París) y una pluma, pidiéndote una firma en una de sus hojas tras la que tú tendrás que realizar un donativo mínimo de 10€ (que en ocasiones se indica en letra pequeña en el propio papel).

Pueden tratarse de sordomudos pertenecientes a una asociación de sordomudos

(aunque luego les oirás hablar con sus compañeros), de africanos buscando firmas en favor de la paz en el país más de moda en las noticias, o de emigrantes con una madre con cáncer y un padre sin trabajo. Pero siempre va a pasar lo mismo. Te cuentan choro, tú firmas porque eres buena gente y ellos te piden el donativo que has aceptado pagar. Dicen que hay gente que se saca más de 30 000€ al año haciendo esto. ¡Y no para una ONG! Alrededor del Louvre y de la torre Eiffel es donde encontrarás a estos timadores con más facilidad. Además, debo decir que según ellos no hablaban mi idioma y cuando me ponían la hoja se tapaban la mano para querer sacarme mis cosas de la bolsa que traía y cuando los sorprendí en perfecto español me dijeron “tu pusiste en la hoja 10 euros y es lo que darás” hice mi súper show para llamar la atención de los polis y cuando escucharon los pitos se dispersaron, pero claro, ya no pude disfrutar el resto de mi tarde.

El timo de los brazaletes Hakuna Matata de París

Junto a la Basílica del Sacré Cœur te encuentras fácilmente una veintena de africanos que se dedican día y noche a realizar este timo. La idea es agarrarte el brazo lo antes posible para ponerte una pulserita hecha a mano y cerrarla rápidamente para que no puedas quitarla, todo esto mientras te repiten todos la misma historia: “Where are you from? I’m from Africa, Hakuna Matata my friend!” Como te pongan la pulsera lo llevas claro porque quitársela es un rollo. Por supuesto la pulsera no es gratis, y son capaces de pedirte 30€ por ella. ¿Por qué? Porque así cuando negocies y te la lleves por “solo” 5€ te sentirás menos mal… hasta que vayas a una tienda a 100 metros y la veas por un Euro, claro.

El timo de los paleros en París

Los paleros están por todas partes, y París no iba a ser menos. La idea es clara, un juego con cartas, bolitas o lo que sea, que es a primera vista tan fácil que piensas que te vas a pagar las vacaciones allí. Una persona ya se está forrando mientras tú observas el juego, deja un billete de 50€, acierta, y se lleva dos. Pronto tiene unos 300€ en su cartera y tú estás babeando. La persona de turno es el gancho y cómplice, se encarga de incentivar tu instinto apostador. Una vez juegues tú toda artimaña será poca para que pierdas todo el dinero que llevabas, incluso si no te lo juegas, pues suelen trabajar carteristas por la zona que aprovechan tu concentración para magrear tus pertenencias. El dinero fácil no existe, repítete una y otra vez esta frase.

 El timo de las firmas en restaurantes de París

Más que un timo, el último de la lista es directamente un robo, y también tiene las firmas y los portapapeles como protagonistas. El patrón de comportamiento es similar, solo que te buscarán en las mesas de las terrazas de los muchos restaurantes y cafeterías de la ciudad. Y en esta ocasión su objetivo no es tu donativo, sino los objetos que hayas podido dejar sobre la mesa. Pondrán el portafolios sobre tu monedero o móvil si es que se ha quedado allí y para cuando te des cuenta de que ha desaparecido quizás no puedas ya atraparlos. Así que todo siempre contigo, nada de pasarse de cómodo en la terracita.

Estos son posiblemente los cinco timos más populares en París y que tienes que evitar si no quieres que se te amarguen las vacaciones. Además, ve siempre con ojo en las grandes multitudes que hay en estaciones y zonas como Montmartre. En general la premisa siempre es que hagas que el timador tenga que ser más listo que tú para que te tome el pelo, ¡así que sé listo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s