Milán no es una ciudad industrial y gris

La gran mayoría de personas que he conocido que viajan a Italia lo hacen para visitar sus joyas artísticas, en especial en las ciudades más conocidas y famosas para ello: Roma, Venecia y Florencia. Pero Italia ofrece muchas más posibilidades para una escapada de fin de semana en una ciudad, como es el caso de Milán. La capital de Lombardía es una ciudad muy conocida por su industria, por la moda, por el fútbol… pero pocos saben que también esconde una faceta turística que poco tiene que envidiar a las principales ciudades de Europa. Viajar a Milán puede resultar una experiencia sorprendente, sobre todo si tenemos en cuenta que la imagen que la mayoría tiene de Milán es la de una ciudad industrial, gris y poco atractiva. ¡Todo lo contrario!

 Milán es una ciudad con mucha historia (¡como toda Italia!): fue fundada en el siglo VII antes de Cristo por los celtas con el nombre de Mediolanum y desde entonces es uno de los centros comerciales más activos del viejo continente. Y es justamente gracias a las riquezas generadas por la gran actividad comercial que Milán pudo financiar la construcción de lo que es su monumento más representativo: el Duomo de Milán. Si te vas de turismo en Milán esta gran catedral es una visita obligada.

El Duomo de Milán, de estilo gótico, es la cuarta catedral más grande del Mundo,

tras la Catedral de Sevilla, la Catedral de San Pablo en Londres y la Basílica de San Pedro, en Roma. Esta se encuentra en la Plaza del Duomo, el centro de Milán y su figura destaca en la gran plaza tanto por su peculiar forma como por su color casi blanco. Lo mejor del Duomo de Milán son sus grandes vidrales en el interior y la posibilidad de subir al tejado desde donde, en los días despejados, se pueden ver hasta los Alpes nevados. Además desde allí podrás ver desde cerca el símbolo de la ciudad de Milán con el que todos los milaneses se identifica: la “madonnina”, la estatua dorada de la Virgen María que domina la plaza desde el pináculo más alto del Duomo.

Una vez hayas bajado del tejado del Duomo deberás visitar la Galería Vittorio Emanuele II, justo al lado de la iglesia, una zona comercial que destaca por su techo, sobre todo en el periodo navideño, durante el cual se ilumina de forma muy bonita.

Además en la Galería Vittorio Emanuele II deberás pisar las pelotas del toro y dar 3 vueltas, si quieres tener mucha suerte: esta es una tradición de Milán que prevé que se pisen las partes bajas de la figura de un toro en el suelo de la Galería que está muy de moda entre los turistas que vienen a visitar Milán.

 En la plaza del Duomo también tendrás la oportunidad de visitar el Palacio Real, museo que hospeda muchas muestras de arte temporales, y el Palacio del Arengario, ahora sede del Museo del Novecento, con obras de arte del siglo XX. Antes de dejar la zona de Plaza del Duomo no te olvides de pasar por Luini, en Via Santa Radegonda 16, donde podrás saborear uno de sus famosos “panzerotti“.

Una vez aquí puedes escoger si entre dos rutas: llegar hasta el final de la galería y desembocar en la Plaza de la Scala, donde se encuentra el Teatro della Scala, uno de los más importantes en Europa, o bien puedes encaminarte por Via Orefici, pasando al lado de la Loggia dei Mercanti, hacia Piazza Cordusio y desde allí directamente al Castillo de Milán, cuida figura se divisa ya desde la misma Piazza Cordusio a través de la peatonal Via Dante.

Los monumentos más importantes de Porta Ticinese, aparte de la misma Puerta Ticinese, son las Columnas de San Lorenzo y la Basílica del mismo nombre además de la Darsena, el antiguo puerto fluvial donde llegan las únicas 2 vías de agua aún a cielo abierto de Milán, que datan del siglo XV, obra de Leonardo de Vinci.

Visitar Milán también es visitar sus puertas: hasta 11 puertas tuvo Milán, algunas de las cuales aún son intactas y visitables. Las más famosas son Porta Romana, Porta Ticinese, Porta Venezia, Porta Garibaldi y Porta Nuova todas edificadas en épocas diferentes y en zonas diferentes de la ciudad para regular la entrada y salida de Milán.

Otra zona interesante de Milán es el área de Piazza della Repubblica, donde se encuentra la monumental Estación Central de Milán y el rascacielos llamado Pirellone, además de los cercanos jardines llamados Giardini Pubblici Indro Montanelli, con estanques y cascadas, además de una vegetación muy curada en una zona donde antiguamente se encontraba el Zoo de Milán.

Todo el mundo puede disfrutar de un fin de semana o más de turismo en Milán, una ciudad que ofrece muchas opciones al turista, opciones de todo tipo y para todos los gustos.

Y tras un largo día de turismo en Milán probablemente te apetecerá saber algo más acerca de la fiesta en Milán, para pasar una noche muy entretenida!

Puede ser que te apetezca también conocer el cercano Lago de Como, una verdadera joya en el norte de Italia, en la frontera con Suiiza, a tan sólo media horas de cohce desde Milán. En este caso una buena opción sería la de alquilar un coche por ejemplo en easyterra.es para poder tener mayor libertad de moviemientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s