Machu Picchu – ¡Cazando maravillas!

Uno de los lugares más fotografiados sin duda alguna es este, pero realmente ¿qué representa para cada uno de nosotros? Podría ser simplemente un lugar para vacacionar, para tomarse una foto bonita, conocer una de las 7 maravillas del mundo moderno o para simplemente estar allí, sea cual sea el motivo cuando te paras y ves con tus ojos todo ese conjunto es imposible que no genere en ti una emoción.

Esto no es una guía para que visites Machu Picchu, ni tampoco una serie de consejos para que tu visita sea mejor aprovechada, la realidad podríamos leer un montón de cosas sobre este sitio pero en nunca podremos aprender en un blog lo que es vivir una experiencia, sentir la energía que irradia cada lugar, esto es un poco de lo que puedo expresar con palabras para de alguna forma tratar de transmitir lo que la “montaña vieja” representó para mi.

Cuando llegas a Perú no te sientes como extraño, si, el acento de las personas es diferente al tuyo pero como mexicano te das cuenta que compartimos arquitectura colonial en los pueblos, algunas técnicas textiles son muy similares a las de provincias mexicanas como Oaxaca, sólo cambia el animal de donde viene la materia prima, la comida si te sorprende y conforme vas conociendo sus zonas arqueológicas comienzas a descubrir las diferencias entre los incas y los Mayas, Zapotecas, etc. Sin embargo todo es un interesante viaje y nada más… lo disfrutas y no piensas más que en lo que estás viviendo y aprendiendo, un día antes de ir a Machu Picchu te llenas de emoción porque es un lugar que se te hace “familiar” por la cantidad de cosas que has visto leído o escuchado con anterioridad…

Mi día comenzó en la estación de tren POROY, en Cusco y en ese lugar se genera un estado de ánimo comunitario, porque todos vamos con una sola cosa en mente… “conocer la maravilla del mundo peruana”.

Al llegar a Aguascalientes (Machu Picchu Pueblo) toda mi atención estaba puesta en cosas como donde comprar el boleto de autobús para subir sin caminar pues mi tiempo era limitado, mi mente pensaba “que tal si el boleto que compré para entrar no es genuino y no puedo pasar” la verdad antes de que me dieran el acceso final estaba concentrado en las cosas que pudieran salir mal… (mal hecho por mi) conforme vas subiendo en el autobús y miras lo inclinado del terreno, la altura y los caminos tan sinuosos comienza tu mente a pensar que es imposible construir algo allií, en esa altura con esas condiciones físicas y que además es imposible que no puedas verlo siendo tan grande como es…

Cuando finalmente entré caminando y los muros de piedra que te reciben te dan la bienvenida con sus texturas y los colores que adoptan con la luz solar en automático tu mente incrédula cambia y trata de razonar en la forma que subieron ese material o lo labraron o lo cimentaban… sabes que estás en Machu pero aun no has visto la “postal” del lugar, sigues sin creerte que estés allí… subes y ves gente cansada durmiendo pues han estado 4 días caminando para llegar aquí después de su travesía del camino Inca y es entonces cuando ves el Wayna Picchu y sabes que tus ojos verán eso que conoces de fotos, videos, postales, dibujos… la imagen clásica de Machu Picchu, todo eso que sientes es simplemente MARAVILLOSO, el título de Maravilla del mundo ¡por fin cobra un sentido para ti!

Te quedas mudo y simplemente tratas de guardar cada detalle en tu memoria, en ese lugar donde atesoras tus más apreciados recuerdos, ves el trazo, ves la colocación de las piedras, ves a las llamas pasearse libres en su hogar y visualizas el lugar como pudo haber sido en su momento de esplendor.

Al recorrerlo no puedes evitar pasear tu mano en los muros, es casi tan difícil no hacerlo como lo es dejar de sonreír estando allí.

Si bien, conocer un lugar nuevo es bonito, detenerte y permitirte sentir una maravilla del mundo realmente es impresionante, mi experiencia en Machu Picchu simplemente fue mágica y de verdad siento que nadie debería privarse de estar en una maravilla del mundo al menos una vez en la vida porque al menos para mí, de eso se trata estar vivo, poder pararnos frente a algo tan grande en todos los sentidos y poder sentir, lo que sea que te haga sentir pero realmente experimentarlo, olvidándonos de tomar fotos por un instante, de pensar en cualquier situación que tengamos en ese momento, poder estar exclusivamente en ese lugar con todos nuestros sentidos abiertos. Disfrutar de eso que tendremos con nosotros hasta que nos vayamos de este mundo y sonreír cuando al cerrar los ojos recordemos que estuvimos aquí.

Espero puedas conocer Machu Picchu y si ya lo conoces por favor compártenos tu experiencia, he preparado un video de este asombroso lugar, por favor no te lo pierdas y compártelo con tus amigos o con la gente que desee conocer Perú.

¡TUS COMENTARIOS SON MUY IMPORTANTES!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: