Consejos para viajar a Budapest

Budapest es una de esas ciudades que no puedes creer que existen, basta con que camines hacia el danubio para encontrarte con edificaciones tan impresionantes que no vas a querer ni parpadear. Si estás en una visita europea puede que tengas cierta inquietud pues aquí existen caracteres desconocidos que no sabes ni como se pronunciar, llegar podrá causarte un shock pues los húngaros tienen aspecto rudo y su trato es algo brusco, pero no te preocupes, es sólo la finta, te econtrarás con gente muy atenta siempre dispuesta a ayudar, si es tu primera vez en Budapest estos consejos pueden serte de ayuda…

1.- EL DINERO

Aunque Hungría pertenece a la Unión Europea NO es zona euro, la moneda local son los florines húngaros, así que al llegar, en el aeropuerto, cambia el mínimo de dinero. Normalmente el tipo cambio es peor que en cualquier oficina del centro.

2.- TRANSPORTE

 

Es una ciudad enorme y tiene todo tipo de sistemas de transporte, usa el metro, los taxis son carísimos y los conductores tratan de estafarte todo el tiempo, no usan taxímetro así que pretenden cobrarte lo que se les ocurra, ahora, si necesitas tomar uno como para llegar al aeropuerto de madrugada trata de negociar siempre los precios, están abiertos a eso y toma en cuenta que puedes pagarle con euros, claro si tienen que darte cambio lo harán en florines.

Tanto el autobús como el metro (la línea 1 de metro es realmente curiosa y merece una visita, por cierto). Sin embargo el transporte público de Budapest tiene un precio alto comparado con, por ejemplo, España. El billete sencillo cuesta unos 320 florines (algo más de 1 euro con 20) pero no permite transbordos. Para hace transbordo tendrás que comprar un billete más caro. En fin, podríamos decir que las tarifas del transporte de Budapest son algo liosas.

3.- EL TIEMPO

 El tiempo necesario para ver Budapest es de 3 días como mínimo, en mi opinión. Mejor si puedes disponer de 4. Aunque las mayoría de lugares de interes de Budapest están bastante concentrados  alrededor del centro de Pest hay una serie de cosas que no debes perderte y que se encuentran algo distantes como él, como el Castillo de Vajdahunyad o la Plaza de los Héroes, ambos al final de la impresionante avenida Andrassy. Además, la zona de Buda está sobre una colina por lo que puede ser cansado acceder a ella a pie. Hay que decir que yo cuando visito una ciudad prescindo practicamente de cualquier transporte que no sean mis pies así que es posible que se puedan ver los imprescindibles de Budapest en menos tiempo.

4.- SEGURIDAD

Respecto a la seguridad en Budapest no es necesario tomar demasiadas precauciones. Lo delitos más habituales son los robos de coches o los hurtos de los carteristas. Nada que deba alarmarte demasiado si estás acostumbrado a viajar o vives en una ciudad grande. En Budapest hay que tomar precauciones pero no es necesario obsesionarse. Al contrario que en Praga, en Budapest no es necesario estar demasiado atento con tus pequeños intercambios comerciales; no intentarán timarte constantemente

5.- LA COMIDA

La comida en Budapest es barata (siempre comparado con Madrid) y abundante. Uno puede permitirse el lujo de comer en un restaurante con estrella Michelín, por ejemplo, por precios muy razonables. Si se busca algo más modesto los precios pueden ser realmente baratos.
Las sopas en Budapest, en general, son muy contundentes. Tanto que pueden llegar a constituir una comida por sí solas. En caso de duda es mejor pedir comida de menos y después completar con algún plato adicional o con un postres. De lo contrario no es raro que te pueda sobrar comida.

 

En relación con los restaurantes es importante destacar también el tema de las propinas en Budapest. En algunos restaurantes de Budapest la propina está incluida en el precio (incluída significa que añaden un 10 o un 15% a la cuenta al final) y en otros no. Ten cuidado porque este tipo de cosas pueden encarecer notablemente una comida y no te enterarás hasta la hora de pagar.

Se puede cenar hasta tarde en la mayoría de los restaurantes del centro de Budapest. Sin embargo los horarios no son tan amplios como en otros lugares y a partir de las 21:30h. empezarán a cerrar las cocinas, aunque no necesariamente los restaurantes.

Muy importante sin no quieres acabar resfriado. En el interior de los restaurantes de Budapest puede hacer bastante frío. De hecho puede hacer más frío que fuera ya que en Budapest abundan las terrazas equipadas con calefactores y mantas que permiten cenar a la luz de la luna por muy fría que esté la noche.

Siguiendo la costumbre de europa central y del norte (al menos que yo haya visto), en Budapest los baños son de pago. Eso sí, si estás comiendo en un restaurante nadie va a intentar cobrarte por usar el baño. Otra sana costumbre que deberían adoptar en Praga. El precio habitual para usar el baño en Budapest es de unos 100 florines (entre 30 y 40 céntimos de euro) y los baños están normalmente bastante limpios. Guarda siempre una pequeña cantidad de dinero suelto para emergencias.

Te comparto este video que hice sobre Budapest, es una ciudad que te encantará!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s